CANCIONES ALEGRES Y COMPROMISO SOCIAL

La artista colombiana Marta Gómez es una de las referentes de la canción latinoamericana. Sus letras están cargadas de profundo contenido social y humano. Está presentando su último álbum, La alegría y el canto, por diferentes escenarios del mundo. En comunicación con MDM, la cantautora habla de la música como promovedora de integración y, además de reivindicar la lucha feminista, ofrece su mirada sociopolítica de América Latina: “Es muy triste lo que sucede a nivel político. Me duele Argentina. Me duele Colombia. ¿Cómo podemos seguir creyendo en la guerra como respuesta? ¿En la riqueza de unos pocos? ¿Cómo podemos seguir dándole nuestro voto, nuestra fe ciega a personas tan corruptas? Es muy triste”, reflexiona.

POR CLAUDIO COUFFIGNAL

-Para comenzar quisiera hacer énfasis en la relación con el género que da nombre a esta revista digital que es la world music y tu último trabajo de estudio. En La alegría y el canto participan una serie de músicos invitados de distintas partes del planeta, ¿en qué sentido la música funciona como “vehículo” para promover la diversidad cultural y la integración entre los pueblos?

-Me gustaría pensar que es así, que la música logra lo que la política no: unirnos. Y en realidad nos une desde lo que no se puede explicar. Hay ciertos razonamientos concretos y lógicos, ciertos patrones rítmicos y melódicos por ejemplo que son similares en lo musical de distintos países, pero en realidad lo que nos mueve es la música, esa fibra que nos hace llorar, sentir, reír… Eso no puede explicarse con palabras. Y eso es lo que logra la música, hacernos sentir igual al que tenemos al lado. Gabriel García Márquez decía que «la vida sin música es un error», y yo cada día lo compruebo más. Por otro lado yo, por ejemplo, me siento más unida a países que no conozco, solamente porque admiro a sus artistas. Yo amo Uruguay porque amo a Jorge Drexler. Yo amo a Portugal porque amo a José Saramago, y así la lista es interminable; entonces, es otro modo de unir a los pueblos.

-Siguiendo esta línea, ¿de qué manera nutre tu composición la conjunción de artistas de distintos puntos del mundo con los que te relacionás?

-¡De muchas maneras! Es que cada uno lleva consigo todo lo que ha escuchado, entonces ¡imagínate! Somos una mezcolanza de voces, de ritmos, de formas de cantar y tocar. Te doy un ejemplo concreto: hace pocos días conocí a un músico argentino llamado Rodrigo Carazzo que me emocionó muchísimo, pues la siguiente canción que compuse luego de conocerlo, fue con uno de los ritmos que él toca. Quizás nunca hubiera escrito en ese ritmo si no lo hubiera conocido a él. Y así, en mi voz hay mucho de Jorge Fandermole, Jorge Drexler, Lila Downs, Susana Baca; somos de mezclar por dentro y por fuera de lo que llevamos internamente y de lo que nos vamos nutriendo.

-Por otro lado, en referencia a La alegría y el canto, ¿cómo ha sido tu experiencia con los sistemas de Crowfunding y de qué manera te vincula con tus seguidores y seguidoras, teniendo en cuenta que tanto este disco como el álbum Este instante se realizaron a través de esa iniciativa?

-Yo adoro estas nuevas formas de financiación colectiva, la alegría de ser independiente de compañías disqueras y la posibilidad de hacer discos de alta calidad sin tener que vender el alma al diablo, me parece fantástica y me encanta involucrar a quienes me siguen en el proceso creativo del disco dándoles la oportunidad de ser parte de la escogencia de temas, del arte etc, además de recompensarlos con cosas hechas por mí, con letras de las canciones escritas a mano, o con una canción escrita para ellos… por eso esas campañas tienen tanto éxito, porque lo que a uno más le hace ilusión cuando admira a alguien, es poder ser parte del arte de esa persona. ¡Ha sido una experiencia increíble!

-Con respecto a la gira que estás desarrollando, ¿con qué se encuentra el público gustoso de tus canciones?

-Esta gira está siendo muy linda porque al ser » La alegría y el canto» un disco de colaboraciones, pues en vivo tratamos de tener varios invitados también para que se sienta esa magia de compartir con muchos invitados. En Buenos Aires, por ejemplo, la presencia de Georgina Hassan, Manu Sija y Franco Luciani, que están en el disco. Mi banda de allí está compuesta por Nico Echeverría, Beto Ojeda, y Andres Rotmistrovsky, que son músicos que admiro y adoro, y con quienes tengo la suerte de cantar desde hace varios años. Argentina es quizás el país donde más me siento querida en el mundo y eso lo valoro muchísimo.

-Por último, teniendo en cuenta tu fuerte compromiso social, ¿qué reflexiones surgen a partir de la actual situación política, social y económica por la que atraviesa Latinoamérica?

-Es muy triste lo que sucede a nivel político. Me duele Argentina. Me duele Colombia. ¿Cómo podemos seguir creyendo en la guerra como respuesta? ¿En la riqueza de unos pocos? ¿Cómo podemos seguir dándole nuestro voto, nuestra fe ciega a personas tan corruptas? Es muy triste. Sin embargo se están gestando cosas maravillosas, sobre todo en los jóvenes y en los niños. Una nueva generación se está formando que definitivamente es distinta a la nuestra y a la de nuestros ancestros. Primero porque el culto hacia el dinero ya no lo siento tan claro. Los jóvenes quieren viajar y viajando se dan cuenta de la injusticia del mundo fuera de su burbuja. También valoran el tiempo libre, así que estas generaciones ya no soñarán con trabajar catorce horas al día para poder irse a un crucero a fin de año. Esto sin hablar del respeto hacia la naturaleza, hacia el medio ambiente. Siento que se vienen cambios muy potentes a nivel de sociedad en todo el mundo. Lo que está sucediendo con los grupos feministas, por ejemplo, es muy potente, no sólo en Argentina sino en España también, luego de que la justicia le diera la espalda a la victima de violación de un grupo de jóvenes autodenominado “La manada”. La gente se está uniendo y cambiaremos las cosas, cambiaremos las leyes. Así que hay desesperada y rabia pero también mucha ilusión por lo que pueda pasar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*