UNA MIRADA SOBRE «AL CHILE», LO NUEVO DE LILA DOWNS

Nacida en Oaxaca, de madre mexicana y padre estadounidense, Lila Downs se interesó por la música a temprana edad. En 1994 lanzó su primer álbum, “Ofrenda», y a éste le siguieron dieciséis más en una destacada carrera en la que cosechó un Grammy y cinco Latin Grammy.

Lila Downs, cantante, actriz, y antropóloga mexicana, tuvo conflictos personales de identidad. Hace poco confesó que sus orígenes indígenas maternos la avergonzaban durante su juventud. Cuando era niña, a la cantante le incomodaba que su madre hablara mixteco en público. Ahora todo sucede a la inversa: esa cultura mamada de niña es la bandera que alza por el mundo, orgullosa de sus raíces. Ella canta música tradicional de México y Mesoamérica en español, inglés, náhuatl y zapoteco.

“Al Chile” era el nombre perfecto para un álbum de tanto espíritu mexicano, más allá de que el repertorio gire por diferentes composiciones de lugares diversos. No sólo hace así un homenaje a este pimiento típico de su país, sino que además hablar “al chile”, significa “con honestidad”. Es por eso que eligió un puñado de canciones significativas.

“Cariñito”, por ejemplo, es una cumbia peruana escrita por Ángel Aníbal Rosado, que ha contado con múltiples versiones que hacen del tema todo un referente de la cultura latinoamericana. A este, Lila le da un enérgico sonido gracias a inconfundible voz y que suma la participación musical de La Sonora Tropicana y La Banda Misteriosa de Oaxaca. Junto con el tema sale un divertido lyric video animado por la productora, Long Summer Days.

Esta es la carta de presentación de “Al Chile”, un álbum a cargo del músico y productor Camilo Lara (Instituto Mexicano del Sonido); mezclado por el ingeniero y productor Mario Caldato Jr. (Beastie Boys, Jack Johnson) y masterizado por Robert Carranza (The Mars Volta, Marilyn Manson).

“Clandestino” es otro de los temas fundamentales de “Al Chile”: los migrantes, los refugiados, los denigrados, en eso hace foco, además sumando frases inclinadas a las situaciones que viven tantos pueblos latinoamericanos, cuya discriminación está en boga por parte del resurgimiento del racismo.

“Al Chile” es un álbum muy diverso, que cuenta desde la colaboración de varias bandas de música tradicional mexicana hasta una canción cantada con la estadounidense Norah Jones. Combina cumbia y ranchera e incluye, además, títulos como “La Llorona», cantada en español y zapoteco, el idioma indígena de la madre de Downs, y “Los caminos de la vida”, que incluye mixteco.

Esta aventura musical, en la que Lila reaparece versionando clásicos regionales importantes, sin duda le da un aire de relajo desde lo compositivo, aunque, sin embargo, mucha importancia a la elección de canciones y a los arreglos propios sobre las mismas; asimismo, un punto importante de reafirmación de identidad de esta genial artista mexicana, que difunde las músicas y culturas del planeta con tanta pasión y color, siempre con su caracterizada búsqueda sonora, donde confluyen instrumentos típicos como guitarrones o arpas paraguayas, por nombrar solo algunos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*